la importancia de la lactancia materna

28.03.2014 17:19

 IMPORTANCIA DE LA LACTANCIA: ALGUNOS TIPS PARA CUIDAR TUS SENOS DURANTE ESTA ETAPA

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el proceso de la lactancia como fundamental para la madre y el hijo, siendo un momento clave y de gran importancia para la salud y los lazos afectivos de ambos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el proceso de la lactancia como fundamental para la madre y el hijo, siendo un momento clave y de gran importancia para la salud y los lazos afectivos de ambos.

La recomendación de la OMS es dar pecho a los hijos durante sus primeros 24 meses de vida, lo cual parece ser un periodo un poco excesivo pero, si tomas en cuenta la cantidad de beneficios y defensas que le estás otorgando a tu hijo, no lo sentirás como tal.

Y es que, la leche materna es el alimento más completo que existe y es el que ayuda a forjar nuestro sistema inmunológico de por vida.

Además, los 24 meses de lactancia se dividen así: durante los primeros seis meses el enfoque está inclinado a la nutrición de tu bebé, los siguientes seis a su desarrollo cognitivo y, pasando estos doce meses viene un ciclo, que sin dejar de lado la nutrición y el desarrollo cognitivo, atañe a la seguridad y solidez emocional de tu hijo.

Si bien la lactancia prolongada tiene beneficios innumerables en el bienestar de tu bebé, no debes dejar de lado el cuidado de tu cuerpo, principalmente de tus senos que necesitarán un cuidado extra durante este ciclo.

-          Ten siempre a la mano un aceite que sea fácil de conseguir de origen natural y si lo vas a comprar en alguna tienda, asegúrate que sea seguro para tu bebé.

-          Los primeros meses la cantidad de leche es mucha así es que, la que te queda una vez que tu bebé terminó de comer, déjala sobre tus pezones y úntala en todo tu pecho como crema.

-          Terminando de bañarte úntate el aceite en los senos dando un pequeño masaje en el sentido de las manecillas del reloj con lo que, además de agradecerles que te ayuden a alimentar a tu hijo, puedes hacer un ejercicio de “soltar”, ya que tus senos estarán cambiando de tamaño y forma constantemente, por lo que no puedes más que soltarte al cambio para salir bien librada. Recuerda que todo termina por regresar a donde debe de hacerlo (puedes seguirte con el aceite a tu vientre y de hecho comenzar a realizar esta rutina desde los cinco meses de gestación y así tendrás una piel mucho más elástica y cuidada evitando, en la medida de las posibilidades, las estrías).

Amarte y cuidar de tu cuerpo en completo agradecimiento hace la enorme diferencia durante cada etapa de tu vida para mantenerlo sano y por lo tanto hermoso.